This site uses cookies to offer you a better browsing experience.
Find out more on how we use cookies in our privacy policy.

 
 
LIBER

Dossier Mithra. La alternativa espiritual del culto legionario

Ernesto Mil√°

Tras reunir, traducir y editar, los textos incluidos en este dossier, confesamos que el conjunto nos ha impresionado particularmente. Hasta ese momento, creíamos sabíamos solamente que el mithraismo era una forma de paganismo, caracterizado -como otr…
 

Tras reunir, traducir y editar, los textos incluidos en este dossier, confesamos que el conjunto nos ha impresionado particularmente.

Hasta ese momento, cre√≠amos sab√≠amos solamente que el mithraismo era una forma de paganismo, caracterizado -como otras f√≥rmulas religiosas del pasado- por la preeminencia de su componente "inici√°tica". Sab√≠amos tambi√©n que los pocos testimonios que han sobrevivido a la acci√≥n del tiempo, a las destrucciones deliberadas y la ley del silencio que obligada a todos los iniciados en las fraternidades mithraicas, han dejado como √ļnicos testigos y objetos de estudio, unos cientos de peque√Īos templos mithraicos esparcidos por el √°rea del Imperio Romano, la mayor√≠a datados en los siglos I al IV de nuestra era. Gracias al simbolismo de sus elementos ornamentales, han podido deducirse no pocos rasgos del mithraismo romano. Era la religi√≥n m√°s caracter√≠stica de los legionarios.

Su tiempo no era aquel. En el período de decadencia de la romanidad, parecía claro que una religión iniciática y, por tanto, elitista, reducida a la alta administración imperial y a los cuadros y tropa legionarios, no conseguiría nunca ser mayoritaria. El mithraismo nunca pudo competir con el cristianismo, así que, tras el intento fallido de restauración de Juliano Emperador, debió aceptar la derrota y replegarse. Es posible que algunas tradiciones y festividades mithraicas (la Navidad, las fiestas de Pascua) propias de esta religión fueran heredadas por el cristianismo primitivo. Pero lo cierto fue que el espíritu del cristianismo y el del mithraismo eran absolutamente diferentes y sus comunidades reclutaban fieles en ambientes opuestos.

El ciclo cristiano ha durado 2.000 a√Īos, pero todo induce a pensar que est√° llegando a su fin. No nos alegramos -a fin de cuentas, el catolicismo ha sido la religi√≥n de nuestros padres y la que ha dado un rostro a los distintos pa√≠ses europeos y no estamos dispuestos a arrojar piedras sobre nuestro "propio tejado"-, simplemente lo constatamos. El mithraismo era una forma de culto solar. Propon√≠a un acceso a la trascendencia a trav√©s de un sistema inici√°tico. Part√≠a de la existencia de dos realidades diferenciadas: el mundo f√≠sico y el mundo metaf√≠sico. La iniciaci√≥n era el "trampol√≠n" utilizado para ascender de uno a otro. Se trataba de una antigua religi√≥n que proced√≠a, originariamente, del mundo indo-ario, tuvo su parte en los Vedas y luego en el zoroastrismo iranio. Los piratas cilicios capturados por Pompeyo, lo llevaron a Roma y all√≠, en la medida en que se trataba de un culto solar y de un mito heroico, tuvo especial difusi√≥n entre los legionarios.

Era una religi√≥n viril, reservada, casi clandestina. Pero los centros de culto mithriaco lograron extenderse por todo el Imperio. Se han podido deducir los principios de aquella religi√≥n y se conoce mucho mejor su iconograf√≠a. Tambi√©n ha podido rescatarse alg√ļn papiro que nos habla de liturgias mithriacas (no de iniciaciones). Uno de ellos es el que traducimos por primera vez al castellano: el llamado Gran Papiro M√°gico de Par√≠s comentado por Julius Evola y sus compa√Īeros del Grupo de Ur (que lo tradujeron por primera vez del griego a finales de los a√Īos 20, incluyendo una introducci√≥n y unos comentarios que incluimos tambi√©n en este dossier.

Comments

    Add a comment