This site uses cookies. By continuing visiting this site, you agree to their use.
To find out more, including how to control cookies, see our privacy policy.

 
Enter
 
Monumentum

Mitreo dels Munts

The Mithraeum of Els Munts, near Tarragona, is one of the biggest known, together with the Mitreo delle terme di Caracalla.
 
 
Mithraeum.eu
20 May 2007
 
  • General view of the Mithraeum of Els Munts.
    MNAT 

  • Vista del mitreo desde el aula de culto
    Codex/Archivo MNAT 

  • Planta esquemática reconstruida del Mitreo dels Munts
    J.A. Remolà/Archivo MNAT 

  • Planta esquemática de la villa construida a inicios del siglo II dC
    J.A. Remolà/Archivo MNAT 

 
El sector en el que se localiza el mitreo ya fue indagado mediante sondeos en la década de los 70 y en 1996. Con el fin de resolver la problemática planteada y verificar la posible existencia de un corredor porticado, en 2004 se desarrolló una excavación en extensión que puso al descubierto la mayor parte de un mitreo, un edificio relacionado con la suntuosa villa construida a inicios del siglo II. Desafortunadamente, el expolio que sufrió el edificio después de su abandono y, especialmente, los desmontes de nivelación agrícola de época moderna han motivado la práctica desaparición de los muros perimetrales, solo reconocibles, en algún caso, a partir de las zanjas constructivas.

Inicialmente, en el ángulo definido por el tramo oriental de la ambulatio y la fachada meridional del triclinium se dispuso un pórtico de unos 12 m de largo compuesto por cuatro pilares, con una profundidad de 3,7 m y un intercolumnio que oscila entre los 3 y 3,36 m. En el extremo Este del referido pórtico se construyó un muro transversal con puerta definiendo un ámbito de planta irregular (pronaos del mitreo) que englobaba el pilar más oriental. En un momento posterior, los espacios entre los restantes pilares del pórtico y, posiblemente, el acceso desde la ambulatio se cierran configurando el corredor de acceso al pronaos del mitreo.

El pronaos es un ámbito de planta trapezoidal de aproximadamente 29 m2. La irregularidad de la planta es consecuencia de la necesidad de compensar la desviación del edificio mitraico en relación a la ortogonalidad que caracteriza a la villa construida a inicios del siglo II. Una desviación que, sin duda, está vinculada con una determinada posición solar o astral. Este ámbito que identificamos como una antecámara del mitreo podría haber tenido diversas funciones: espacio de congregación de los adeptos (porticus), vestidor (apparatorium) o cocina. La puerta abierta en el muro nordoccidental queda evidenciada por un umbral monolítico - cuyos encajes indican que se abría hacia el interior – que salvaba el desnivel existente entre el pórtico y el pronaos. Otra posible puerta se abriría en el muro NE, fuera del área hasta el momento indagada. Una banqueta de unos 0,60 m de anchura recorre la mitad norte, mejor conservada. En el ángulo N-O, la banqueta presenta un acentuado deterioro relacionado con un hogar cuyo fuego afectó también al muro del triclinium. Del pavimento inicial solo se conservan los niveles de preparación en la mitad septentrional. En un momento posterior, entorno a la primera mitad/mediados del siglo III, se extendió una nueva línea de pavimentación. Los niveles de amortización del ámbito se podrían situar, a pesar del poco material recuperado, en un momento posterior a mediados del siglo IV.

En el muro más oriental del pronaos, únicamente evidenciado por la trinchera de expolio, se abría una puerta, en posición posiblemente centrada, que daba acceso a un ámbito rectangular correspondiente a la gruta o spelaeum, al fondo de la cual se situaba el aula de culto, tripartita sobre podio (30 x 8,1 m, incluyendo el aula de culto). Siguiendo el modelo arquitectónico característico, a lado y lado se disponen dos banquetas (podia o praesepia) de 26 metros de largo y poco mas de dos metros de anchura que definen un corredor central de 3,6/3,7 m. Las banquetas están delimitadas por muretes de opus caementicium alternando con bloques de piedra local (Mèdol/Soldó) revestidos con una capa de opus signinum pintado de rojo8 y con una altura original superior a los 0,9 m. La inclusión de los bloques podría relacionarse con una hipotética columnata que sostendría el tramo central de la cubierta y que segmentaría longitudinalmente la gruta en siete espacios, un número de fuerte carga ideológica en el Mitraismo (siete grados iniciáticos). En los extremos de las banquetas más próximos a la puerta se aprecian indicios de unas pequeñas escaleras que permitían el acceso a la parte superior. Junto a la escalera de la banqueta meridional se localizó una ara anepígrafa y, en la misma posición pero al lado de la banqueta septentrional se identificó la impronta de una segunda. Es verosímil plantear la posibilidad de que las aras estuvieran dedicadas a Cautes y Cautopates, los dadóforos que acompañan a Mitra.

Promediando la gruta, se documentan dos articulaciones en las banquetas. Una, de sección cuadrangular, en la banqueta septentrional y otra, de sección semicircular, en la meridional. Esta segunda tiene un pavimento circular de opus signinum con un pequeño realce perimetral y un agujero de desagüe. Estos elementos y la densa capa de concreción calcárea conservada indican que tuvo un uso hidráulico relacionado con el ritual mitraico. En este sentido, cabe señalar que el espacio en el que se localizan estos elementos – y coincidiendo, aproximadamente, con una base de piedra con encaje circular situada en el eje del corredor – se correspondería, hipotéticamente, con el cuarto grado (Leo), el primero de los grados superiores. Un posible murete, muy deteriorado, delimitaría la parte más oriental de este cuarto espacio y marcaría un hipotético cambio en la pavimentación documentadas. Desgraciadamente, no se han conservado trazas del pavimento y los niveles identificados corresponden a la base de la preparación, arcillas compactadas en la mitad más próxima al acceso y mortero en la que se extiende desde el cuarto espacio hasta el aula de culto. La cota del pavimento queda indicada por el extremo inferior del revestimiento de las banquetas, entre 10 y 20 cm por encima de lo conservado. Desconocemos si podría relacionarse con una destrucción premeditada o con una intensa reutilización de la que no hemos detectado otros posibles indicios.

El extremo oriental de las banquetas se entrega a un muro perpendicular que realza un aula de culto tripartita. El deterioro es, también aquí, profundo. Se han detectado las cimentaciones de los muros de cierre y el nivel constructivo formado por los desechos de talla de los bloques de piedra del Mèdol/Soldó (piedra local) que conformaban el alzado. Al pie del podio se localizan un altar triangular hueco, también en piedra local, del que solo se conserva la base y una canalización perpendicular al eje longitudinal relacionada con dos orificios en los puntos de contacto con los muros de límite de las banquetas.

Como ya hemos reiterado, el edificio fue desprovisto del rico mobiliario decorativo e iconográfico que acompaña a este tipo de recinto cultual. Además de las aras citadas – junto a la puerta de acceso a la gruta y al pie de la aula de culto – y de la base de un elemento estatuario en el área central de la gruta, todos ellos in situ, en el fondo de un rebaje en los niveles de colmatación de la gruta situado, aproximadamente, en el centro de la misma se localizaron un fragmento de grupo escultórico de compleja identificación y una ara anepígrafa.

El mitreo se construye con posterioridad al proyecto inicial de la villa erigida a inicios del siglo II si nos atenemos al irregular encaje arquitectónico entre el pórtico meridional del triclinium y el edificio de culto. En los dos sondeos realizados en los niveles constructivos se recuperaron un As muy erosionado (¿Claudio?), cerámica de cocina Africana, TS Sudgálica e Hispánica y cerámica común indeterminada. Un conjunto muy escaso y nada representativo a nivel cronológico.

Con el momento final de uso del edificio podríamos relacionar los niveles de colmatación de la canalización situada a los pies del podio del aula de culto y sus dos sumideros. Entre el material recuperado, formado principalmente por restos óseos de aves, destaca la presencia de una moneda de Severo Alejandro (234 dC) que nos sitúa en un momento posterior al segundo cuarto del siglo III. Finalmente, los niveles de derrumbe que amortizaban la gruta proporcionaron materiales representativos de la segunda mitad/finales del siglo IV. Es de destacar la considerable presencia de piezas de opus sectile y fragmentos de placa de diversos mármoles (Africano, Broccatello, Cipollino, Grecoscritto, Luni-Carrara, Pavonazzetto, Piedra de Alcover, Porfido rojo, Portasanta, Rosso Antico, Verde Antico, etc) cuya relación con este edificio tan solo se puede hipotetizar. Finalmente, se detectaron diversas rasas de expolio de los muros perimetrales que podemos situar en los siglos IV-V a partir del escaso material arqueológico recuperado.

Fragmento extraído de Mitra en la villa romana dels Munts (ager Tarraconensis), de Josep Anton Remolà Vallverdú. Museu Nacional Arqueològic de Tarragona

Comments

Add a comment

 
 

Help us to keep
The New Mithraeum alive!

Do you like The New Mithraeum? Help us to keep it up, running and ads-free with a quick PayPal contribution.
Any amount is more than welcome!

Mithraeum.eu is powered by Enkidū